lunes, 15 de mayo de 2017

Tocar tierra

En numerosas ocasiones hemos abordado en este blog aspectos relativos al liderazgo. Una de las características que se han puesto de manifiesto es la necesidad de los líderes de estar próximas a las personas que lideran. Conocerlas, saber quienes son, adentrar en sus inquietudes, las dificultades que encuentran día a día para poder llevar a cabo su trabajo.

En una de las evaluaciones externas en las que he participado, un alto ejecutivo de una organización industrial nos comentaba analizando este aspecto del liderazgo que él era una persona cercana y accesible. que conocía perfectamente a las personas que trabajaban en su empresa, entre otras cosas, porque siempre que así lo deseaban tenían acceso directo a él. Como en toda evaluación externa, la información se contrasta a diferentes niveles. Cuando hablamos con los trabajadores de la planta, personas sin ningún tipo de responsabilidad orgánica, la realidad era bien distinta. para hablar con el alto directivo primero debían comentarlo a sus mandos intermedios. Estos valoraban la oportunidad o no y, si superaban esta barrera, lo valoraba el responsable de producción y después el de recursos humanos. Finalmente, con un poco de suerte, accedían al alto directivo.

Esto viene a cuento de la importancia de tocar tierra, de conocer los problemas y las dificultades realies, vividas por uno mismo y no de oído, a las que se enfrentan las personas en día a día. La televisión nos muestra un programa, El Jefe, donde un alto responsable se "infiltra" en su propia organización. Pero es un reality donde me temo que todo está preparado. El diario El Pais publicaba el pasado domingo un interesante articulo sobre la importancia de que los directivos pisasen el barro. Dejo el enlace para quien quiera profundizar en esta materia.

tocar tierra

No hay comentarios: