lunes, 22 de mayo de 2017

Analfabetismo digital

Aunque la sociedad y las nuevas tecnologías avanzan a pasos agigantados, las cifras de analfabetismo a mundial continúan siendo impresionantes. Y lo peor está por llegar. Me explicó: en la actualidad el número de personas que no saben leer ni escribir a nivel mundial asciende a la cifra de 781 millones de personas. Resulta incomprensible que en una sociedad avanzada, donde el desarrollo tecnológico se supera día a día, nos encontremos con cifras similares.

Si ahondamos en la distribución de las cifras, lo datos generan más alarma si cabe: del total de personas analfabetas, hay 175 millones de jóvenes, uno de cada cuatro en el mundo, que no son capaces de leer una frase sencilla. En este campo, el del analfabetismo, la mujer también está discriminada: del total de personas analfabetas, 520 millones son mujeres, una cifra casi idéntica a la que existía en el año 1990. Los datos no los he inventado yo, si no que forman parte de un estudio de la UNESCO.

Además, corremos otro peligro: el analfabetismo digital. Ahora empieza a considerarse como una persona analfabeta, no a aquella que no sabe leer y escribir, si no también a la que no es capaz de tener un mínimo de desenvoltura en el uso de tecnologías digitales. Con lo que se puede decir que la brecha se incrementa día a día.

En el mundo empresarial, los retos pasan por formar a las personas en la utilización y sistematización de tecnologías digitales. Ello pasa por tener claro los perfiles profesionales y las competencias requeridas para dicho desarrollo. El director global de Recursos Humanos , que palabra más fea, de Telefónica, nos da algunas claves para afrontar esta situación.

lunes, 15 de mayo de 2017

Tocar tierra

En numerosas ocasiones hemos abordado en este blog aspectos relativos al liderazgo. Una de las características que se han puesto de manifiesto es la necesidad de los líderes de estar próximas a las personas que lideran. Conocerlas, saber quienes son, adentrar en sus inquietudes, las dificultades que encuentran día a día para poder llevar a cabo su trabajo.

En una de las evaluaciones externas en las que he participado, un alto ejecutivo de una organización industrial nos comentaba analizando este aspecto del liderazgo que él era una persona cercana y accesible. que conocía perfectamente a las personas que trabajaban en su empresa, entre otras cosas, porque siempre que así lo deseaban tenían acceso directo a él. Como en toda evaluación externa, la información se contrasta a diferentes niveles. Cuando hablamos con los trabajadores de la planta, personas sin ningún tipo de responsabilidad orgánica, la realidad era bien distinta. para hablar con el alto directivo primero debían comentarlo a sus mandos intermedios. Estos valoraban la oportunidad o no y, si superaban esta barrera, lo valoraba el responsable de producción y después el de recursos humanos. Finalmente, con un poco de suerte, accedían al alto directivo.

Esto viene a cuento de la importancia de tocar tierra, de conocer los problemas y las dificultades realies, vividas por uno mismo y no de oído, a las que se enfrentan las personas en día a día. La televisión nos muestra un programa, El Jefe, donde un alto responsable se "infiltra" en su propia organización. Pero es un reality donde me temo que todo está preparado. El diario El Pais publicaba el pasado domingo un interesante articulo sobre la importancia de que los directivos pisasen el barro. Dejo el enlace para quien quiera profundizar en esta materia.

tocar tierra

lunes, 8 de mayo de 2017

Trabajar la empatía

Conversación, Diálogo, Entrevista, IconoSe le ha metido entre ceja y ceja que no, y no hay forma de sacarla de ahí, al menos por ahora.  Tras una experiencia negativa de consumo, o tal vez varias, , a mi amiga no hay quien la mueva de la imagen que se ha formado sobre la persona responsable del negocio. La está costando mucho,muchísimo diría yo, eliminar el repique continuo dentro de su cabeza de sentirse "confundida" cada vez que realiza compras en ese establecimiento comercial.

Mi amiga, comprometida con su pueblo, con causas sociales, dispuesta a ayudar a quien la necesite, no está siendo capaz de empatizar ante una situación concreta. Le está costando ponerse en el lugar de la otra persona. Y aunque es cierto que, en este caso, pueda resultar difícil, no es menos cierto que seguro que la otra persona también tiene sus motivos, por inimaginables que parezcan, para actuar así.

La empatía es una de las asignaturas pendientes en la relación con las personas. De manera habitual, tendemos a afrontar las situaciones desde nuestro punto de vista personal sin tener en cuenta lo que puede mover a otras personas a actuar como lo hacen. Es una situación habitual en el seno de las empresas. Se demoniza al que actúa de manera diferente y no solemos detenernos a pensar que le mueve a actuar asi. Tal vez un comentario a destiempo, quizás una explicación nunca dada o tal vez dejarle ante una situación complicada. Vayan a saber que porque las personas somos un mundo complejo.

La empatía es una habilidad a trabajar como, por ejemplo, la capacidad de comunicar. Es más, diría que están directamente interrelacionadas entre sí. Sin comunicación es difícil que haya empatía y sin empatía las vías de comunicación están dinamitadas.  Elena Punset  nos muestra algunas claves sobre como trabajar la empatía de manera positiva. Mientras tanto estoy convencido de que mi amiga conseguirá superar el trance, aunque no le resulte fácil.

lunes, 24 de abril de 2017

La diversidad potencia la creatividad

Una de las claves para conseguir el éxito en un equipo de trabajo es la diversidad de sus componentes. Cuanto más multifuncionales sean, mayores son las posibilidades de éxito. En numerosas ocasiones solemos evitar incorporar a personas que, aparentemente, nada o poco tienen que ver con los objetivos marcados para dicho equipo de trabajo. Tendemos a crear equipos unificados en torno a unas mismas competencias, idéntica línea de pensamiento y de afinidades entre los integrantes.

Está sobradamente demostrado que dicha actitud elimina una de las claves del trabajo en equipo; potenciar la creatividad a partir de diferentes puntos de vista. En numerosas ocasiones, la opinión de una persona "no contaminada" en el día por la cuestión a trata puede resultar clave para aportar soluciones válidas. Recientemente, se ha publicado en el diario El País un artículo que recoge la importancia de esta visión multifocal y que por su interés podéis consultar en este enlace Así piensan los equipos que más rápido resuelven los problemas

lunes, 10 de abril de 2017

Las personas,claves del cambio

Cuando inicias un proceso de implantación de un modelo de gestión de una organización, la primera pregunta que te suelen formular es ¿cual es la clave para que el cambio tenga éxito?. A la hora de responder solemos apuntar hacia varias direcciones: el liderazgo, la comunicación, la coherencia. Son algunos de los factores clave para poder gestionar con éxito el cambio en cualquier tipo de organización.

Sin embargo, la verdadera clave se encuentra en las personas. Como las personas no estén dispuestas a cambiar, cualquier tipo de cambio que se planifique está condenado al fracaso. A partir de ahí, de la voluntad de cambio de las personas , entran en juego los factores antes mencionados. Como ya he señalado en post anteriores, el papel de los máximos responsables de la organización es clave: si las personas no perciben la capacidad de ejemplo, no hay nada que hacer. 

Otro elemento fundamental es tener claro que estamos en un proceso de cambio y que lo que surja de dicho proceso pasará a formar parte del acerbo cultural de la organización. Será nuestra forma de trabajar, nuestro sello personal Además, debemos tener clara cual es la Visión de la organización, dónde quiere llegar, dónde nos conduce el cambio. Aquí entra en juego la comunicación. Comunicación liderada por los líderes, valga la redundancia. Destinando recursos, tiempo, con su implicación personal. Eso puede llevar a las personas a iniciar el proceso de cambio, siendo conscientes de que los resultados no se van a ver ni en una día ni en dos, sin que ello suponga un abatimiento que posponga el cambio

lunes, 3 de abril de 2017

Es mi primer dia en la empresa, ¿qué hago?

¿Se acuerdan de cómo fue su primer día de trabajo?. ¿Se sintieron cómodos, arropados o más bien como Gary Cooper en "Solo ante el Peligro"?. Los primeros días de trabajo suelen ser cruciales para toda persona que se incorpora a una nueva organización. Si es su primera experiencia laboral, por el desconocimiento que entraña. Si viene de otra empresa, por saber que se va a encontrar.

Aunque pueda parecer un contrasentido son numerosas las organizaciones que no disponen de planes de acogida para las personas de nueva incorporación o que promocionan a otras unidades de negocio o responsabilidades en el seno de la organización. En muchos casos, el protocolo se limita a una presentación protocolaria, enseñar el puesto de trabajo y a producir que no se está para perder el tiempo.

Conozco organizaciones donde el proceso de acogida está dotado de la máxima importancia. Estructurado, claros los objetivos, con un tutor asignado a cada persona para ayudarle actuando como coach interno durante un período de tiempo, etc. Además, si se revisa y evalúa la acogida se cierra el círculo de su gestión.

En el siguiente artículo se muestran algunas de las claves para llevar a cabo un buen proceso de acogida. Por cierto, las organizaciones más avanzadas contemplan ya situaciones de despedida, y no me refiero a despidos, sino a cuando las personas ponen fin a su vida laboral, dejan la organización o, en el caso de empresas con varios centros de trabajo, son trasladado a otra unidad de negocio.

Por cienrto, ¿se acuerdan de cómo fueron recibidos su primer día de trabajo?

lunes, 27 de marzo de 2017

Claves para el Trabajo en Equipo

A finales del próximo mes de Abril he sido invitado para para participar en Oviedo en una jornada organizada por ASATA dirigida a emprendedores. Me han pedido que aborde el tema del Liderazgo compartido. A la hora de ir preparando la ponencia he revisado apuntes y videos que tengo sobre el tema y me he detenido en el Trabajo en Equipo.

Dentro del Liderazgo compartido podemos hablar, además de las propias claves de liderazgo, del fomento de la participación, la motivación o la comunicación. No obstante, el liderazgo se ejercita, de manera fundamental, en los equipos de trabajo o en el trabajo en equipo que, aunque parecido, no es exactamente los mismo. Mientras el trabajo en equipo persigue un objetivo común, el equipo de trabajo puede tener tantos objetivos como miembros formen parte del equipo, aunque no sea lo habitual.

Cinco son las claves para gestionar el trabajo en equipo:

  • Complementariedad: Los integrantes del equipo deben ser complementarios entre si. Prima la multifuncionalidad frente a la uniformidad. Un problema se afronta mejor desde diferentes puntos de vista que desde un único prisma.
  • Coordinación. El equipo debe actuar como una orquesta y para ello se necesita un liderazgo claro. En función de las actividades a desarrollar puede ser compartido y asumir el papel de líderes diferentes personas en momentos precisos. 
  • Compromiso. sin el compromiso de los integrantes del equipo es casi imposible alcanzar un objetivo común. Si no se asumen las responsabilidades adquiridas se abrirán grietas y generarán elementos de desmotivación que darán al traste con los retos a alcanzar.
  • Comunicación. Una de las cuestiones claves en la gestión del liderazgo. Comunicar, ser empático, utilizar un lenguaje común y evitar los "ruidos" son aspectos claves.
  • Confianza. Si cada una de las personas que forma parte del equipo no tienen confianza en todos y cada uno de sus compañeros hay un problema grave. El papel del líder es generar confianza y eliminar todas aquellas pequeñas aristas que vayan surgiendo en el devenir del trabajo en equipo. Cuanto más tarde en actuar, más difícil resultará reconducir la situación.